Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa, es un trastorno alimentario grave y potencialmente fatal, caracterizado por la restricción alimenticia que es interrumpida en forma constante por atracones o “binges” (ingesta de una gran cantidad de comida, con una sensación de pérdida de control sobre ésta).

Pueden consumir en corto tiempo entre 1000 a 2000 calorías, seguidos de acciones para compensar las calorías ingeridas.

Para deshacerse de las calorías y evitar el aumentar de peso, las personas con bulimia pueden usar distintas técnicas que no comentaré abiertamente en este post.

A pesar de la excesiva preocupación por el peso, l@s pacientes con bulimia no son necesariamente delgados, de hecho la gran mayoría tienen peso normal e incluso sobrepeso, por lo que quizás no sea evidente para los demás que exista un problema.

Las señales de advertencia que los amigos y los familiares pueden notar incluyen lo siguiente:

  • La preocupación o las quejas constantes por estar “gordos”.
  • El consumo repetitivo de cantidades grandes de comida de una sola vez, en especial de alimentos que la persona suele evitar.
  • La adopción de dietas estrictas o ayunos después de comer en exceso.
  • La negación a comer en público o frente a otras personas.
  • Las visitas al baño justo después de comer, durante las comidas o por largos períodos.
  • El exceso de ejercicio.
  • Considerar si a lo anterior se suman cambios de ánimo, depresión, irritabilidad, aislamiento de los pares, negación a participar en actividades grupales, etc.

  ¿Qué signos físicos hacen sospechar?  

  • Erosión del esmalte dental y caries.
  • Llagas, cicatrices o callos en los nudillos o las manos.
  • Oscilaciones bruscas de peso.
  • Debilidad muscular.
  • Uñas quebradizas.
  • Alteraciones del pelo y la piel.
  • Frialdad de extremidades.
  • La inflamación de la cara y las mejillas a causa del agrandamiento glandular.

Dado que la bulimia se relaciona con la imagen de uno mismo, y no simplemente con los alimentos, puede ser un trastorno difícil de superar.

Si crees que un ser querido tiene síntomas de bulimia, habla con él de forma abierta, si bien no puedes obligarlo a buscar atención profesional, puedes animarlo, apoyarlo y ayudarlo a consultar con un equipo especializado.

Agregar un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*