Hipotiroidismo en el embarazo

HIPOTIROIDISMO EN EL EMBARAZO

¿CÓMO DIAGNOSTICARLO?

El hipotiroidismo es una de las patologías más comunes en el embarazo. Tenemos que diferenciar aquí a la mujer que tiene una disfunción tiroidea previa al embarazo, ya lo sabe y recibe tratamiento (situación más común), de aquella que es diagnosticada durante la gestación. 

Debemos recordar previamente que el hipotiroidismo se asocia a un riesgo aumentado de falla reproductiva en la fertilización in vitro o infertilidad, motivo por el cual en primer lugar es probable que una mujer con hipotiroidismo tenga más dificultades en lograr la concepción. Una vez que se da un embarazo, el riesgo de complicaciones maternas y fetales es mayor en hipotiroidismo manifiesto que en los casos de hipotiroidismo subclínico. 

Estas son algunas complicaciones:

  • Aborto espontáneo
  • Preeclampsia 
  • Mortinato 
  • Parto prematuro 
  • Hemorragia post parto

El embarazo es un estado de alta demanda tiroidea ya que:

  • La proteína transportadora de hormonas tiroideas (TBG) aumenta, razón por la que se requiere mayor producción de hormona tiroidea (HT) para mantener niveles adecuados de T4L. 
  • La placenta ocupa y metaboliza HT de la desyodasa placentaria.
  • La gonadotrofina coriónica estimula directamente la producción de HT por su homología con la TSH y el clearence renal de yodo, está aumentado.

Por lo tanto el resultado de estos efectos es un aumento de los niveles de T4 y T3 totales con TSH baja en el primer trimestre, manteniendo T4 libre normal.

Los rangos normales tiroideos deben ser ajustados en el embarazo. La medición de TSH sérica es más precisa para indicar el estatus tiroideo en mujeres embarazadas. Los niveles de T4 total deben ser ajustados por el aumento de la TBG, multiplicando por 1.5, para definir valor adecuado.

Valores normales por trimestre en el embarazo

CLASIFICACIÓN DEL HIPOTIROIDISMO

Hipotiroidismo clínico (primario autoinmune es el más frecuente, 90 % de los casos): existen signos y síntomas de la enfermedad, acompañado de una TSH elevada y T4L disminuida en el suero. Anticuerpos antitiroideos presentes en algunos casos. 

Hipotirioidismo secundario: se da por alteraciones hipofisarias o hipotalámicas (10 % restante de los casos). 

Hipotiroidismo subclínico: En general sin signos ni síntomas y con concentraciones séricas elevadas de TSH y T4L normal, o bien una T4L baja y TSH normal. Frecuencia del 2 % al 5 %.

En un próximo artículo, veremos cuál de estos tipos de hipotiroidismo debemos tratar en la paciente embarazada.

Agregar un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*